8 TIPOS DE PERSONAS TÓXICAS

Home  /  Sin categoría  /  8 TIPOS DE PERSONAS TÓXICAS

Una de las capacidades más valoradas en la mayoría de empleos es la capacidad de trabajar en equipo. No es una capacidad fácil de adquirir y además dependes de la gente con la que trabajas para lograr resultados. En ocasiones, no es raro verte en equipos de trabajo con gente tóxica, es decir, gente que resta energías a los demás o les provoca algún tipo de efecto negativo.

1º.

EL CRITICÓN

Da igual lo que hagan los demás, siempre critican lo que hacen, aunque ellos mismos no aporten nada al trabajo. Si su atención va dirigida a ti, asume que nada de lo que hagas le va a parecer del todo bien, y te va a desaprobar en algo. Procurará incluso restarte méritos, así que no te guíes por su criterio ni dejes que te reste moral ni energías. Estáte atento también a cómo influye en los demás. Es posible que tengas que rebatirlo. En todo caso, ten claro lo que tienes que hacer en tu trabajo y no dejes que este tipo de persona te afecte.

EL CHISMOSO

Tiene siempre el radar conectado. Le gusta saber todo de los demás, hasta lo que no le trae a cuenta. Se mete en los temas personales de los demás sin pedir permiso. Y, por si fuera poco, se hace con la misión de difundir rumores.

Este tipo de persona es muy frecuente. Es posible que haya más de uno en tu entorno. De hecho, dos personas chismosas están muy a gusto juntas. Puede coincidir con que son personas poco productivas, por motivos obvios.

Toma medidas de precaución: no le des a esta persona más información personal de lo prudente, y tampoco le cuentes cosas de otros. Podría meterte en un lío teniéndote como su informador oficial.

A este tipo de persona también le puedes ayudar haciéndole ver que ese tipo de comportamientos no son beneficiosos para ella ni para los demás. Es posible que no te escuche, pero al menos le dejarás claro que no estás dispuesto a entrar a su juego ni a ser cómplice de su actitud. Naturalmente, tampoco tengas a esta persona como tu informadora principal de todo lo que ocurre.

3. EL MANIPULADOR

Altera la información o maneja las emociones de los demás para influir a su favor, de manera deshonesta, claro. En ocasiones también pueden ser personas que engañan o se hacen las víctimas. Presta atención porque este tipo de personas puede tratar de justificar su actitud con una finalidad bondadosa o incluso altruista. Recuerda que el fin no justifica los medios y, si aceptas su juego con los demás, es probable que acabes cayendo en él tarde o temprano.

4. EL ADULADOR

Puede ser también un manipulador. El adulador trata de obtener beneficio de un punto débil que tenemos todas las personas: la vanidad. En el fondo, el adulador trata de hacerte quedar bien para quedar bien contigo, y que de esta manera le tengas en consideración, y hagas lo que él quiere de ti. Cuando el adulador trata de apelar a tu vanidad e intenta hacerte sentir mal si no accedes a lo que te pide, se está convirtiendo también en un manipulador emocional.

5 EL QUEJICA

El quejica es el que lleva un nubarrón oscuro encima de sí todo el día. Se queja de todo. De lo importante y de lo que no es. Se diferencia del criticón en que no señala a nadie como culpable de lo que ocurre, a no ser que sea un culpable genérico y no le puedan llegar sus quejas, como las instancias superiores de la dirección de una empresa.

El quejica adopta esta actitud como medida de protección o justificación, para no verse señalado él o no reconocer su responsabilidad en determinadas cuestiones. Puedes ayudar a esta persona quitando hierro a lo que no es importante o llevándole con claridad y lealtad la contraria. Eso sí, aporta datos que evidencien tu postura o te enzarzarás en discusiones inútiles.

6 EL NEGATIVO

Puede ser un quejica o no, pero el negativo hace algo que le diferencia de los demás: te roba la energía positiva. Es de esas personas que te quitan las ganas, que ven el futuro oscuro, por muy bien que esté el presente. No se quejan necesariamente, pero no esperan ni ven el lado positivo de las cosas.

El negativo es una persona que necesita una dosis diaria de energía positiva. Hay que ayudarle a que cambie su humor y, de forma racional, a que mejore su perspectiva de las cosas. De igual manera, cada vez que haga algo bien, aprovecha para hacer una valoración positiva proporcionada.

7. EL COPIÓN

El copión puede aportar valor al equipo trabajando con las ideas de los demás. El problema es que las toma como suyas y no da crédito a los otros. Si tienes una buena idea y quieres conservar tu autoría, deja clara tu firma antes de cederla para que la trabajen otros.

8. EL FLOJO

La flojera se contagia, y cada vez son más los flojos que pueblan la tierra. Ten cuidado no te conviertas en uno de ellos. Puede ser también un quejica, o negativo, por ejemplo. Si tienes un flojo trabajando contigo vas a tener que trabajar extra para que deje de serlo… o deje el equipo de trabajo.

Al flojo se le puede ayudar buscando el origen de su flojera y poniendo medios. Tal vez necesita algún tipo de motivación, y hacer un plan para mejorar en el hábito de la laboriosidad. Ayúdale a trabajar, pero no trabajes por él.

Conocer estos tipos de personas tóxicas te puede ayudara a desarrollarte mejor en equipos de trabajo.

Comments are closed.