12 MALOS HÁBITOS QUE DEBERÍAS DESTERRAR INMEDIATAMENTE

Home  /  Sin categoría  /  12 MALOS HÁBITOS QUE DEBERÍAS DESTERRAR INMEDIATAMENTE

Con frecuencia oímos hablar sobre qué hábitos debemos adquirir para lograr lo que queremos, o para tener éxito.

Pero también es conveniente fijarse en los MALOS HÁBITOS que nos están frenando. Esos que nos impiden alcanzar lo que queremos. Incluso, sin ser conscientes, están impidiéndonos adquirir hábitos positivos.

Aquí te comparto 12 MALOS HÁBITOS QUE DEBERÍAS DESTERRAR INMEDIATAMENTE para ser más productivo.

Primer hábito:

Navegar por Internet de forma impulsiva

Alguna vez te ha ocurrido que estás navegando por la red, llegas a un sitio web y te preguntas: ¿Cómo he llegado aquí?

Evitarás que esto te pase si utilizas Internet con un propósito definido. No hagas o busques otra cosa hasta que encuentres o hagas lo que te habías propuesto.

Navega por Internet con un propósito definido.

Segundo hábito negativo

La Multitarea

Hemos hablado de esto en otro vídeo. Si te enfocas en hacer una sola cosa a la vez, serás más productivo y terminarás más cosas.

Haz una sola cosa a la vez y no empieces la siguiente hasta terminar la anterior.

Hábito 3:

Revisar múltiples veces las notificaciones 

Se ha comprobado que revisar el correo electrónico con mucha frecuencia reduce enormemente la productividad. Revisar mucho el email puede hacerte perder hasta 25 minutos diarios en promedio. Trata de hacerlo sólo unas pocas veces al día.

Hábito 4:

Hacer trampa

Con hacer trampa me refiero a tratar de tomar atajos que no te llevan a ser mejor ni a lograr tus objetivos.

SI por ejemplo, tu objetivo es dar un servicio de calidad al cliente, hacer trampa sería dedicar menos tiempo o menos esfuerzo y “maquillar” el resultado para que aparentemente el servicio sea perfecto. Puede que el cliente no lo note, pero eso tiene dos efectos negativos en ti: 1) Rebajas tus estándares 2) Tus hábitos buenos (como la laboriosidad) decrecen.

Muy distinto de hacer trampa es, por ejemplo, mejorar el proceso de trabajo para tener que trabajar menos. En este caso, el esfuerzo lo has hecho antes, en mejorar.

5

Postergar lo más importante para el final del día

Nuestro tiempo y nuestras energías son limitados.

De normal, nuestra energía decrece a lo largo del día. Trata de usar tus mejore energías en los trabajos más importantes o los que te van a exigir un mayor esfuerzo. Puedes ver más sobre esto en el resumen de Tráquese Ese Sapo, de Brian Tracy, que tienes en este canal.

6.

Demasiadas reuniones

El hábito de reunirse demasiado mata la productividad. Con frecuencia, asistimos a reuniones que no llevan a nada, salvo a perder tiempo. Trata de que tus reuniones sean eficaces, que tengan un propósito y una agenda clara. Si te invitan o te convocan a una, pregúntate si realmente es necesario que acudas.

7. Estar sentado todo el día

Si estamos sentados durante demasiado tiempo, perdemos el sentido de alerta y nos volvemos más inactivos. Trata de levantarte con frecuencia y caminar para evitar el sedentarismo.

8 Apretar el botón de “Snooze”

El botón de snooze es una trampa que incorporan la mayoría de los despertadores. Es el que te hace retrasar el momento de levantarte. Además, te hacer perder fuerza de voluntad. Levantarse a la hora prevista es una manera muy poderosa de entrenar tu voluntad. Como táctica, puedes poner el despertador en un lugar alejado de tu cama, de forma que tengas que levantarte para apagarlo.

9. No establecer prioridades

Tener demasiadas metas puede ser extremadamente improductivo. Enfócate en lo verdaderamente importante e ignora el resto.

10. Planificar demasiado

Si eres excesivamente meticuloso al planificar, no darás cabida a los imprevistos, que ocurrirán. Por ejemplo, esa llamada que no esperabas o esa avería de la impresora en el momento en que vas a imprimir, o tal vez un asunto urgente que debes atender de improviso. Aprende a planificar y también a tomar decisiones sobre la marcha. La mejor improvisación se hace sobre una cuidadosa (pero no excesiva) planificación.

11 Al otro extremo de la planificación excesiva se encuentra la

Planificación Deficiente

Este mal hábito es en el que cae la mayoría de la gente. Para evitar esto, puedes comenzar tu planificación, con estas preguntas:

¿Qué quiero que ocurra hoy?

¿Qué pasos tengo que dar para que esto ocurra?

En tus respuestas está el esquema de tu planificación. Sencillo, verdad?

12 Éste es uno de los grandes. Mata el sueño, el descanso y la productividad. Lo adivinas?

Usar el Smartphone en la cama

El Smartphone dificulta el sueño. La luz LED azul inhibe la producción de melatonina, una hormona que ayuda a regular el ciclo del sueño.

Además, esos mensajes por la noche que te hacen estar pendiente del dispositivo no te dejan tener la mente en calma, que es lo que necesitas para descansar eficazmente y ser más productivo al día siguiente.

Deja el móvil fuera del alcance de tu cama. Y si puedes, fuera de la habitación.

Compra un despertador y así no tendrás que usar el móvil para despertarte.

The following two tabs change content below.
Comments are closed.